Antiparasitarios: La llegada de la primavera y la salud de nuestros perros

Ya llegó la primavera... y con ella la estación del año donde proliferan los principales enemigos de nuestros perros: los parásitos externos.

Algunos de ellos son molestos y no dan mayores problemas, pero otros pueden causar enfermedades muy graves a nuestras mascotas. Lo analizamos a continuación.




Garrapatas

Son artrópodos arácnidos de 8 patas y cuya alimentación es la sangre de los animales, incluyendo los perros. El sistema que tienen de "picar" es excavando en la piel. Os dejo el vídeo para que veáis lo asombroso y preocupante que resulta y por qué es tan complicado sacarlas de raíz.

Pueden ser portadoras de enfermedades como la Babesiosis, Tularemia, Fiebre Botonosa, Enfermedad de Lyme (Borreliosis) y Ehrlichiosis.

Pulgas

Este parásito está presente en los animales de sangre caliente. Su medio de transporte es pasar de un animal a otro mediante saltos. Sus picaduras pueden provocar irritaciones, sarpullidos y hasta dermatitis alérgica, debido a algunos componentes de la saliva de la pulga. Son transmisoras rara vez del Tifus, la Tularemia, Peste... Pero lo más común es el Dipylidium caninum.

Flebotomo

El Flebotomo es una especie de mosquito que transmite una grave enfermedad: La Leishmaniosis.

La Leishmaniosis se transmite a través de la picadura de este mosquito, que previamente haya picado a otro ejemplar infectado. Por desgracia cada vez hay más casos en España y en Madrid.

El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y la nariz. Según la enfermedad va avanzando, el perro pierde peso aunque no pierde el apetito. Son habituales las heridas en la piel, especialmente en la cabeza y las patas en las áreas donde el perro está en contacto con el suelo al tumbarse o sentarse. Cuando el cuadro se vuelve crónico, éste se complica observando síntomas relacionados con insuficiencia renal en muchos casos. Pero atentos, puede manifestarse de otras formas menos conocidas.

Hace un mes, un perro de nuestra familia le detectaron Leishmania. Al principio parecía un cuadro de displasia que le afectaba a la cadera trasera izquierda. Empezó un tratamiento contra la displasia y al tiempo empezó a tener problemas también en otras articulaciones. Entonces saltó la alarma; le hicieron la prueba de la Leishmania -un pinchacito y 30 €- y descubrieron que tenía la enfermedad. ¿Pero cómo no ha manifestado ninguno de los síntomas comunes de la Leishmania? Muy sencillo, por la alimentación. El perro lleva años alimentándose con BARF y ha generado una buena salud que ha conseguido tener a la enfermedad controlada años, sí años es lo que han determinado los veterinarios que lleva portando la enfermedad. Claro, no había síntomas en la piel y el pelo del animal porque gracias a la alimentación había contrastado ese síntoma.

Ahora ha empezado el tratamiento y los veterinarios que le tratan han dicho que llegará a viejo. Buena noticia. Pero no hay que olvidarse el largo camino que queda por recorrer. Largo y costoso, porque los tratamientos y las revisiones son constantes y caras.

Mas vale prevenir que curar

Desde Las Mascotas de Gaia os recomendamos que siempre optéis por un antiparasitario de amplio espectro, que incluya pulgas, garrapatas y flebotomos.

Los collares son la opción más popular, pero muchos no sabéis que tienen varios problemas: su mantenimiento y la posibilidad de pérdida o rotura. En cuanto al mantenimiento os explicaré un poco como funciona el collar; su superficie está compuesta por microporos, en los cuales se deposita el principio activo, pero con el tiempo la grasa y suciedad de nuestro perro tapan esos poros, eliminando la protección del collar. El mantenimiento es sencillo: limpiarlo con una gasa húmeda (sin jabón). Ya veréis como queda blanco otra vez y ahora está listo otra vez para usarse hasta su caducidad.

Las pipetas por el contrario son una solución económica (en nuestra tienda los tenéis por 4,95€ o 5,95€ dependiendo del tamaño del perro y cubre flebotomos). Su aplicación es sencilla y solo requiere que en dos días no se moje el animal para que el vehículo (aceite) que contiene el principio activo se fije a la piel. Luego simplemente tener en cuenta cuando toca ponerle la siguiente.

Disfrutar del buen tiempo de una manera segura con vuestros perretes.

Las Mascotas de Gaia, tu tienda y peluquería canina junto al metro de Tetuán, Madrid. Especialistas en Dieta Natural BARF y en piensos naturales.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado